Aprenda a responder a una persona furiosa

28.08.2015 16:15

Mejore sus habilidades en el ministerio: aprenda a responder a una persona furiosa
 
Por qué es importante. En el ministerio encontramos a muchas personas que nos responden con educación. No obstante, Jesús predijo que habría quienes nos odiarían (Juan 17:14). Por eso, no debemos sorprendernos si alguna vez nos encontramos con personas que se enfurecen con nosotros. Si eso nos ocurriera, tenemos que reaccionar de una manera que agrade a Jehová, el Dios a quien representamos (Rom. 12:17-21;1 Ped. 3:15). Responder bien impedirá que la situación empeore. Además, dará un buen testimonio tanto a la persona como a quienes puedan estar observando, y eso hará que estén más dispuestos a escuchar a los Testigos en otra ocasión (2 Cor. 6:3).
 
Cómo hacerlo:
  • Mantenga la calma y sea amigable. Esto contribuirá a relajar el ambiente. No se tome la reacción de la persona como un ataque personal (Ecl. 7:9). Puede que ella tenga problemas graves o que usted haya llamado a su puerta en un momento inoportuno. Y si lo que le irrita es nuestro mensaje, es probable que sea porque no esté bien informada (2 Cor. 4:4).
  • Hable con amabilidad (Prov. 15:1). ¿Ha despertado a la persona? ¿La ha interrumpido en sus quehaceres? Es verdad que los Testigos no tenemos que pedir perdón por cumplir con nuestra comisión. Sin embargo, usted podría disculparse sinceramente por haber llamado en un momento inoportuno. ¿Y si la persona está enojada por algún rumor falso que ha escuchado sobre nosotros? Si este es el caso, podría decir: “Entiendo por qué esta molesto. Pero parece que lo que le han dicho sobre nosotros no es del todo cierto. ¿Me permite que se lo aclare?”. Si la persona está en contra de alguna de nuestras prácticas, como nuestra postura respecto a los expulsados o la sangre, entonces podría decir: “Entiendo. Otras personas nos han dicho lo mismo. Pero, ¿puedo mostrarle en la Biblia la razón por la que adoptamos esa postura?”.
  • En caso de que la persona esté muy alterada, puede que sea mejor marcharse sin ni siquiera intentar decir nada. Y si pidiera que no lo visiten más los testigos de Jehová, entonces asegúrele que se respetará su deseo.
Intente esto durante el mes:
  • Incluya sesiones de práctica en la adoración en familia.
  • Después de despedirse de una persona que se haya mostrado furiosa, pregúntele a su compañero si podría haber reaccionado de una mejor manera.

Volver

© 2015 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode