TESOROS DE LA BIBLIA
 
5-11 de diciembre
 
Canción 107 y oración
Palabras de introducción (3 mins. o menos)
 
HORA DE INICIO
RELOJ (6:00;6:30;7:00)
 
PRESIDENTE DE LA REUNIÓN:
BIENVENIDA
INVITACIÓN A CANTAR
ORACIÓN DE INICIO

Canción 107
1. ¡Miren qué alta es
la montaña de Jehová!
¡Vean! Se eleva
sobre todas las cumbres hoy.
Pueblos van hacia allá
animando a los demás:
“¡Vengan, subamos
a la casa de nuestro Dios!”.
El Señor prometió
que el pequeño sería un millar.
Grande es la nación
que a su tiempo ha formado Jehová.
Miles y miles van
por las sendas de la paz.
Fieles, prometen
acatar su dominación.
 
2. Cristo nos ordenó
la palabra predicar.
¡Vamos! Hay que llegar
al más remoto confín.
Reina nuestro Señor
en su trono celestial.
¡Oigan!, él nos ofrece
bendiciones sin fin.
¡Qué emoción contemplar
el aumento del pueblo de Dios!
Tu labor fruto da,
sigue fiel con tu noble misión.
A los mansos harás
esta alegre invitación:
“¡Vamos, a la montaña
de Jehová hay que subir!”.
 

RELOJ (6:05;6:35;7:05)
Palabras de introducción (3 mins. o menos)
PRESIDENTE DE LA REUNIÓN:
1. PROPÓSITO DE LA REUNIÓN
2. MENCIONAR LOS CAPÍTULOS BÍBLICOS
3. PUNTOS DESTACADOS DE LA GUÍA:
Busquemos  perlas escondidas (preguntas)
¿En qué sentido quedará la hija de Sión “como una cabaña en una viña”?
¿Qué quieren decir las palabras de Jehová: “Enderecemos los asuntos entre nosotros”?
4. Seamos Mejores Maestros (asignaciones o vídeos)
5. Nuestra Vida Cristina (tema(s)
Necesidades de la congregación (7 mins.): Como alternativa, analice con el auditorio las lecciones que podemos sacar del Anuario (yb16 pág. 32 párr. 3 a pág. 34 párr. 1).
Mejore sus habilidades en el ministerio: use el libro ‘Manténganse en el amor de Dios’ para llegar al corazón” (8 mins.): Análisis con el auditorio. Anime a quienes vayan a tener este mes la asignación del curso bíblico a que usen las sugerencias del libro Benefíciese páginas 261 y 262.
6. Estudio  Bíblico de la Congregación (Puntos destacados)
7. PRESENTACIÓN DEL DISCURSO 

 
TESOROS DE LA BIBLIA
 

RELOJ (6:08-6:18;6:38-48;7:08-18)
 
(Información correspondiente en nuestra Guía de actividades.)
 
 

TESOROS DE LA BIBLIA | ISAÍAS 1-5
“Subamos a la montaña de Jehová”
 
"En la parte final de los días" | El tiempo en el que vivimos
"La montaña de la casa de Jehová"  | La elevada adoración pura de Jehová.
“A ella tendrán que afluir todas las naciones” | Quienes abrazan la adoración pura están unidos.
“Vengan, y subamos a la montaña de Jehová” | Los verdaderos adoradores invitan a los demás a unirse a ellos.
“Él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas” | Mediante su Palabra, Jehová nos enseña y nos ayuda a vivir como a él le agrada
“Ni aprenderán más la guerra” | Isaías describe la transformación de las armas en herramientas de labranza para mostrar que el pueblo de Dios sería pacífico. ¿Cuáles eran estas herramientas en tiempos de Isaías?
“Espadas en rejas de arado” | 1 La reja era la pieza del arado que abría la tierra y la removía. Algunas eran de metal (1Sa 13:20).
“Lanzas en podaderas” | 2 Una podadera consistía probablemente en una hoja de metal muy afilada sujeta a un mango. Se utilizaba para podar viñas (Isa 18:5).

[Ponga el video Información sobre Isaías].
Información sobre el libro de Isaías
Isaías fue un profeta de Jehová. Escribió el libro que lleva su nombre cuando vivía en Jerusalén, la capital de Judá, el reino formado por dos tribus. Tuvo dos hijos, Sear-jasub y Maher-salal-has-baz, sus nombres tenían un significado profético y revelaban sucesos que pronto afectarían a Judá.
Isaías fue profeta al menos 46 años, durante los reinados de Uzías, Jotán, Acáz y Ezequías reyes de Judá.
Terminó su libro poco después del 732 antes de nuestra era. Oseas y  Miqueas escribieron sus profecías por esa misma época. Algunos de los acontecimientos que profetizó Isaías fueron la caída del reino norteño de Israel que se cumplió durante su vida, la destrucción de Jerusalén que ocurrió más de 100 años después, la conquista de Babilonia que sucedió unos 200 años después del tiempo de Isaías y la llegada del Mesías que tuvo lugar más de 700 años después de que se profetizara.
¿Lo sabía? La profecía de Isaías respecto a la caída de Babilonia, daba detalles sobre la forma como sería conquistada y hasta el nombre del conquistador: Ciro.
El libro de Isaías consta de 66 capítulos. Los primeros 6 capítulos consisten principalmente en advertencias sobre la destrucción que vendría sobre Jerusalén y Judá debido a los pecados de sus habitantes. En el capítulo 6, Isaías responde a la invitación de Jehová para que sea su mensajero y demuestra su buena disposición al decir: "¡Aquí estoy yo, envíame!"
Los capítulos 7 a 12 tratan de la amenaza de invasión del ejército Sirio unido al del reino norteño de 10 tribus de Israel. Pero tal como había profetizado Isaías, Asiria derrotó a esas 2 naciones y eliminó la amenaza.
Los capítulos 13 a 23 contienen declaraciones contra Babilonia y otras naciones, por el trato cruel que le daban al pueblo de Dios.
En los capítulos 24 a 35 se registran mensajes de desolación y restauración para el pueblo de Jehová. Entre otros actos de infidelidad, el reino de Judá buscó la protección de Asiria en vez de buscar a Jehová, y el reino de Israel acudió a Egipto.
En los capítulos 36 a 39, leemos emocionantes sucesos que transcurrieron durante el reinado de Ezequías. El rey Asirio Senaquerib invade Judá y amenaza con destruir la ciudad de Jerusalén si no se rinde. Ezequías le pide a Jehová que lo salve, Jehová le asegura a Ezequías que protegerá Jerusalén. De forma milagrosa liberó a su pueblo al enviar un ángel que eliminó a 185.000 soldados asirios en una sola noche. A pesar de esta liberación, los pecados de Judá acabaron llevando a Jerusalén a la destrucción y a los judíos al destierro en Babilonia.
En los capítulos 40 a 66, Jehová anima a su pueblo y promete restaurar la adoración pura en Jerusalén, después de que vuelvan del exilio.
Notará que muchas profecías de Isaías se centran en el Reino de Dios mediante el cual el Mesías ejerce su gobierno y restaura la adoración verdadera para siempre. Isaías profetizó muchos detalles sobre el Mesías, por ejemplo, que nacería de una virgen, que sería del linaje de David, que viviría en Galilea y que curaría a los enfermos.
Jesucristo y sus apóstoles citaron de Isaías más que de cualquier otro libro para identificar claramente al Mesías. Jesús incluso leyó las palabras de Isaías 61:1 y 2 en la sinagoga de Nazaret y se las aplicó así mismo.
Cuando lea el libro de Isaías fíjese en como los juicios proféticos de Jehová siempre se cumplen, en que Jehová siempre salva a quienes confían en Él y en cómo el predicho gobierno del Mesías traerá paz eterna a toda la tierra.

Isa 2:2, 3. “La montaña de la casa de Jehová” representa la adoración pura (ip-1págs. 38-41 párrs. 6-11; pág. 45 párrs. 20, 21).
(Isaías 2:2, 3) Y en la parte final de los días tiene que suceder [que] la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir todas las naciones. 3 Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”. Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.
6. ¿Cuándo se cumple la profecía de Isaías?
6 ¿Cuándo se habría de cumplir la profecía de Isaías? “En la parte final de los días” o, como dice la Nueva Versión Internacional, “en los últimos días”. En las Escrituras Griegas Cristianas se predijeron distintos rasgos que marcarían este período, entre ellos guerras, terremotos, pestes, escasez de alimentos y “tiempos críticos, difíciles de manejar”* (NOTA: Véase el cap. 11, titulado “¡Estamos en los últimos días!”, del libro El conocimiento que lleva a vida eterna, editado por Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.) (2 Timoteo 3:1-5; Lucas 21:10, 11). El cumplimiento de estas profecías aporta muchas pruebas de que estamos viviendo “en la parte final de los días”, en los últimos días del presente sistemamundial. Es lógico, pues, que esperemos ver en nuestro tiempo la realización de lo que predijo Isaías.
Una montaña en la que adorar
7. ¿Qué cuadro profético pinta Isaías?
7 Isaías pinta en pocas palabras un gráfico cuadro profético. Vemos una montaña encumbrada en cuya cima se alza una casa gloriosa, el templo de Jehová. La montaña se eleva por encima de los montes y colinas circundantes. Aun así, su apariencia no es amenazadora o intimidatoria, sino atrayente. Hay personas de todas las naciones que anhelan ascender a la montaña de la casa de Jehová, que afluyen a ella. Es fácil visualizar el cuadro, pero ¿qué significa?
8. a) ¿A qué están vinculadas las colinas y las montañas en el tiempo de Isaías? b) ¿Qué representa la afluencia de las naciones a “la montaña de la casa de Jehová”?
8 En el tiempo de Isaías, las colinas y las montañas suelen estar vinculadas a la adoración. Muchas de ellas son lugares de culto idolátrico y santuarios de dioses falsos (Deuteronomio 12:2; Jeremías 3:6). Sin embargo, la casa de Jehová, su templo, adorna en Jerusalén la cima del monte Moria. Los israelitas fieles viajan a esta ciudad tres veces al año y suben al monte Moria para adorar al Dios verdadero (Deuteronomio 16:16). Por tanto, la afluencia de las naciones a “la montaña de la casa de Jehová” representa que personas de muchos pueblos se congregarían en torno a la adoración verdadera.
9. ¿Qué representa “la montaña de la casa de Jehová”?
9 Hoy en día, el pueblo de Dios no se reúne en una montaña literal sobre la que se alce un templo de piedra. El templo de Jehová que estaba en Jerusalén sufrió destrucción a manos de los ejércitos romanos en el año 70 E.C. Además, el apóstol Pablo aclaró que tanto aquel templo como el tabernáculo que lo precedió eran representativos. Prefiguraron una realidad espiritual y más grandiosa, “la tienda verdadera, que Jehová levantó, y no el hombre” (Hebreos 8:2). Esta tienda espiritual es la provisión para acercarse a Jehová a fin de adorarlo, y se basa en el sacrificio de rescate de Jesucristo (Hebreos 9:2-10, 23). En armonía con este hecho, “la montaña de la casa de Jehová” mencionada en Isaías 2:2 representa la adoración pura y ensalzada de Jehová en nuestro tiempo. Quienes la abrazan no se congregan en ningún lugar geográfico; es la adoración a Dios lo que los une.
Se pone en alto la adoración pura
10, 11. ¿En qué sentido se ha puesto en alto en nuestros días la adoración de Jehová?
10 Según el profeta, “la montaña de la casa de Jehová”, es decir, la adoración pura, llegaría a estar “firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas” y sería “alzada por encima de las colinas”. Mucho antes de que Isaías viviera, el rey David llevó el arca del pacto a Jerusalén, al monte Sión, situado a 760 metros sobre el nivel del mar, donde permaneció hasta que, una vez terminado el templo sobre el monte Moria, la trasladaron allí (2 Samuel 5:7; 6:14-19; 2 Crónicas 3:1; 5:1-10). Por consiguiente, en tiempos de Isaías el arca sagrada ya se había puesto literalmente en alto y colocado en el templo, en un lugar más elevado que las numerosas colinas de los alrededores en las que se adoraba a dioses falsos.
11 Claro está, en sentido espiritual la adoración de Jehová siempre ha sido superior a las prácticas religiosas de quienessirven a dioses falsos. Sin embargo, en nuestros días Jehová ha ensalzado su adoración hasta los cielos, por encima de toda forma de adoración inmunda, sí, muy por encima de todas “las colinas” y de “la cumbre de las montañas”. ¿Cómo lo ha hecho? En buena medida, reuniendo a cuantos desean adorarlo “con espíritu y con verdad” (Juan 4:23).
19, 20. ¿Qué se enseña al pueblo de Dios, y dónde?
20 Jehová no deja a sus siervos vagar como ovejas perdidas, sino que mediante la Biblia y publicaciones basadas en ella les imparte su “ley” y su “palabra” a fin de que aprendan sus caminos. Este conocimiento los prepara para ‘andar en sus sendas’. Impulsados por un corazón rebosante de agradecimiento, y en conformidad con las instrucciones divinas, hablan entre sí de los caminos de Jehová. Se reúnen en asambleas grandes y en grupos más pequeños —en Salones del Reino y hogares particulares— a fin de escuchar y aprender cuáles son los caminos de Dios (Deuteronomio 31:12, 13). De ese modo siguen el ejemplo de los primeros cristianos, quienes se reunían para animarse e incitarse unos a otros a abundar en el “amor y [...] las obras excelentes” (Hebreos 10:24, 25).
21. ¿En qué obra colaboran los siervos de Jehová?
21 También invitan a otras personas a ‘subir’ a la ensalzada adoración de Jehová Dios, lo que encaja a la perfección con la comisión que Jesús dio a sus discípulos poco antes de ascender al cielo. Él les dijo: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado” (Mateo 28:19, 20). En obediencia a este mandato, y con el respaldo divino, los testigos de Jehová van por toda la Tierra enseñando, haciendo discípulos y bautizándolos.

Isa 2:4. Quienes sirven a Dios no van a la guerra (ip-1 págs. 46, 47 párrs. 24, 25).
(Isaías 2:4) Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.
24, 25. ¿En quiénes se cumplen las palabras de Isaías, y cómo?
24 Las naciones en conjunto nunca lograrán ese noble objetivo. Sencillamente está fuera de su alcance. Las palabras de Isaías se cumplen en individuos de muchas naciones, unidos en la adoración pura. Jehová ha ‘enderezado los asuntos’ entre ellos. Ha enseñado a su pueblo a vivir en paz unos con otros. En efecto, en un mundo dividido y desgarrado por la contienda, sus siervos han batido figurativamente sus “espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas”. ¿Cómo lo consiguen?
25 Por un lado, no toman partido en las guerras de las naciones. Poco antes de la muerte de Jesús, unos hombres armados se dispusieron a arrestarlo. Cuando Pedro blandió una espada en defensa de su Maestro, Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada” (Mateo 26:52). Desde entonces, quienes siguen las pisadas de Jesús han batido sus espadas en rejas de arado y se han negado a tomar las armas para matar a su prójimo, así como a apoyar de otras maneras las actividades bélicas. “[Siguen] tras la paz con todos.” (Hebreos 12:14.)

PRESIDENTE DE LA REUNIÓN:
AGRADECIMIENTOS
INTRODUCE A BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS

RELOJ (6:18;6:48;7:18)
 
Isa 1:8, 9. ¿En qué sentido quedará la hija de Sión “como una cabaña en una viña”? (w06 1/12 pág. 8 párr. 5).
(Isaías 1:8, 9) Y la hija de Sión ha quedado como una cabaña en una viña, como choza de vigilancia en un campo de pepinos, como una ciudad bloqueada. 9 A menos que Jehová de los ejércitos mismo hubiera dejado que nos quedaran solo unos cuantos sobrevivientes, habríamos llegado a ser justamente como Sodoma, nos habríamos parecido a Gomorra misma.
 
1:8, 9. ¿En qué sentido quedará la hija de Sión “como una cabaña en una viña, como choza de vigilancia en un campo de pepinos”? Durante la invasión asiria, Jerusalén parecerá en extremo vulnerable, como una simple cabaña en un viñedo o una endeble choza en un pepinar. Pero Jehová acudirá en su auxilio y no dejará que llegue a ser como Sodoma y Gomorra.

Isa 1:18. ¿Qué quieren decir las palabras de Jehová: “Enderecemos los asuntos entre nosotros”? (w06 1/12 pág. 8 párr. 6it-2 pág. 798 párr. 3).
RESPUESTA: No fue una invitación para discutir los asuntos y llegar a un acuerdo haciendo concesiones. Más bien, el justo Juez, Jehová, ofreció a Israel la oportunidad de cambiar y purificarse.
(Isaías 1:18) “Vengan, pues, y enderecemos los asuntos  entre  nosotros  —dice  Jehová—. Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve; aunque sean rojos como tela de carmesí, llegarán a ser aun como la lana.
 
1:18. ¿Qué quieren decir las palabras: “Vengan, pues, y enderecemos los asuntos entre nosotros”? No se trata de una invitación para discutir los asuntos y llegar a un acuerdo haciendo concesiones. El versículo se refiere, más bien, a la celebración de un foro de justicia en el que el justo Juez, Jehová, ofrece a Israel la oportunidad de cambiar y purificarse.
Pasos necesarios para conseguir la reconciliación. Dado que Dios es el ofendido y es su ley la que se ha infringido vez tras vez, el hombre es quien debe reconciliarse con Dios y no Dios con el hombre. (Sl 51:1-4.) El hombre no está en un plano de igualdad con Dios, y la norma de la justicia divina no está sujeta a cambios, enmiendas o modificaciones. (Isa 55:6-11; Mal 3:6; compárese con Snt 1:17.) Por lo tanto, sus condiciones para la reconciliación no son negociables, no están sujetas a juicio o componenda. (Compárese con Job 40:1, 2, 6-8; Isa 40:13, 14.) Aunque muchas versiones traducen Isaías 1:18: “El Señor dice: Vengan, vamos a discutir este asunto” (VP), o emplean expresiones parecidas (BJ, SA, Str), una traducción más adecuada y coherente es: “Vengan, pues, y enderecemos los asuntos entre nosotros [“Vengan, para que arreglemos cuentas”, RH; véanse también CB, CI, EMN] —dice Jehová—”. La culpa de esta falta de armonía con Dios la tiene exclusivamente el hombre, no Dios. (Compárese con Eze 18:25, 29-32.)

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana? ¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?
PUNTOS SOBRESALIENTES SIMPLIFICADOS
QUÉ ME ENSEÑAN SOBRE JEHOVÁ
(Isaías 1:2) Oigan, oh cielos, y presta oído, oh tierra, porque Jehová mismo ha hablado: “Hijos he criado y educado, pero ellos mismos se han sublevado contra mí.
Aplicación:  Como cualquier padre amoroso, mantuvo bien a sus hijos. Durante muchos años se ocupó de que no les faltara alimento, ropa y cobijo. Los disciplinó cuando se hizo necesario, pero el castigo nunca fue excesivo, sino “hasta el grado debido” (Jeremías 30:11). Por tanto, podemos imaginarnos el dolor que siente este amoroso padre cuando tiene que declarar: “Hijos he criado y educado, pero ellos mismos se han sublevado contra mí” (Isaías 1:2b).
(Isaías 1:3) Un toro conoce bien a su comprador, y el asno el pesebre de su dueño; Israel mismo no ha conocido, mi propio pueblo no se ha portado con entendimiento”.
Aplicación: Ciertamente es apropiado que cada uno de nosotros se esfuerce por ‘enderezar’ con Dios, nuestro Creador, todo aspecto de la vida.
(Isaías 1:11) “¿De qué provecho me es la multitud de sus sacrificios? —dice Jehová—. Suficiente he tenido ya de holocaustos de carneros y de la grasa de animales bien alimentados; y en la sangre de toros jóvenes y corderos y machos cabríos no me he deleitado.
Aplicación: El pueblo ha olvidado que Jehová no depende de sus sacrificios (Salmo 50:8-13). Él no necesita nada de lo que los seres humanos puedan ofrecerle, así que la gente está muy equivocada si cree que al presentarle sus ofrendas de mala gana le están haciendo un favor. 
(Isaías 1:12) Cuando ustedes siguen entrando para ver mi rostro, ¿quién es el que ha requerido esto de la mano de ustedes, para hollar mis patios?
Aplicación: El pueblo de Israel lo hace por simple formalismo. Sencillamente cumplen con los aspectos ceremoniales de la adoración pura, pero sus motivos no son puros. A los ojos de Jehová, las numerosas visitas que hacen a Sus patios solo sirven para ‘hollarlos’, para desgastar el suelo. 
(Isaías 1:15) Y cuando ustedes extienden las palmas de las manos, escondo de ustedes los ojos. Aunque hagan muchas oraciones, no escucho; sus mismas manos se han llenado de derramamiento de sangre.
Aplicación: Es de vital importancia que nosotros no caigamos en la misma trampa. En ocasiones, un cristiano se desliza a una práctica pecaminosa grave y piensa que con solo ocultar lo que hace y aumentar su actividad en la congregación cristiana, sus hechos contrarrestarán de algún modo su pecado. Esas obras formalistas no agradan a Jehová.
(Isaías 1:16) Lávense; límpiense; quiten la maldad de sus tratos de enfrente de mis ojos; cesen de hacer lo malo.
Aplicación: Jehová desea que la limpieza sea más profunda, que llegue hasta el corazón mismo de quienes lo adoran. La limpieza a la que Jehová se refiere, la más importante de todas, es la de índole moral y espiritual. Los primeros dos mandatos del versículo 16 no constituyen una simple repetición. Según un gramático de la lengua hebrea, el primero, “lávense”, denota un acto inicial de limpiarse, mientras que el segundo, “límpiense”, alude a los esfuerzos continuos por mantener dicha limpieza.
Aplicación: En ocasiones, quienes caen en el pecado llegan a la conclusión de que les es imposible hacer lo correcto. Esas ideas tienen un efecto desalentador, y además, son erróneas. Jehová sabe —y desea que sepamos— que con su ayuda, cualquier pecador puede abandonar su proceder, volverse y practicar lo que es bueno.
(Isaías 1:17) Aprendan a hacer lo bueno; busquen la justicia; corrijan al opresor; dicten fallo para el huérfano de padre; defiendan la causa de la viuda.”
Aplicación: Para entender lo que es bueno a los ojos de Dios y desear hacerlo, hace falta estudiar personalmente Su Palabra. Además, Jehová no se limita a decirles que “hagan justicia”; les manda que “busquen la justicia”. Hasta los ancianos con experiencia necesitan investigar minuciosamente la Palabra de Dios para determinar el proceder correcto en algunas situaciones complejas.
(Isaías 1:18) “Vengan, pues, y enderecemos los asuntos  entre  nosotros  —dice  Jehová—. Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve; aunque sean rojos como tela de carmesí, llegarán a ser aun como la lana.
Aplicación: Nunca lograremos eliminar la mancha del pecado con nuestros propios esfuerzos, pero Dios consigue que, por así decirlo, transgresiones escarlatas y carmesíes se vuelvan blancas como la nieve o la lana sin teñir. No debemos creer que perdurará toda la vida la mancha de los errores que nos ha perdonado.
(Isaías 3:16) Y Jehová dice: “Por la razón de que las hijas de Sión se han hecho altivas y andan con la garganta estirada y dando miradas provocativas con los ojos, van andando con pasos menudos y ágiles, y con los pies hacen un sonido de retintín,
Aplicación: Jehová odia la altivez. Como siervos de él, tenemos que ser humildes.
(Isaías 4:2) En aquel día lo que Jehová haga brotar llegará a ser para decoración y para gloria, y el fruto de la tierra será algo de lo cual tener orgullo, y algo hermoso para los de Israel que hayan escapado.
Aplicación: Las palabras de Isaías 4:2 exaltan la misericordia de Dios para con su pueblo. Aunque, como nación, los israelitas se volvieron contra Jehová, este se apiadó de un resto arrepentido. Consuela saber que incluso los que yerran gravemente pueden regresar a Jehová con esperanza. Quienes se arrepienten no deben sentir que están fuera del alcance de la misericordia de Jehová, pues él no rechaza un corazón contrito (Salmo 51:17).
(Isaías 4:6) Y llegará a haber una cabaña para sombra, de día, contra el calor seco, y para refugio y para escondite contra la tempestad de lluvia y contra la precipitación.
Aplicación: Que Jehová sea nuestro Protector no significa que vayamos a vivir sin problemas en este sistema de cosas. Muchos cristianos fieles se encaran a la pobreza, los desastres naturales, la guerra, las enfermedades, la muerte y otras adversidades graves. Al afrontar tales situaciones, nunca olvidemos que nuestro Dios está con nosotros. Él nos brinda protección espiritual y todo lo que necesitamos para aguantar fielmente las pruebas, incluso “el poder que es más allá de lo normal” (2 Corintios 4:7). En su presencia estamos seguros; no hemos de temer. En realidad, mientras hagamos todo lo posible por mantenernos santos a sus ojos, nada “podrá separarnos del amor de Dios” (Romanos 8:38, 39).
 
CÓMO ME AYUDAN PARA LA PREDICACIÓN
(Isaías 1:1) La visión de Isaías el hijo de Amoz que él contempló concerniente a Judá y Jerusalén en los días de Uzías, Jotán, Acaz [y] Ezequías, reyes de Judá:
Aplicación: Se desprende que fue profeta de Dios para la nación de Judá durante un mínimo de cuarenta y seis años. Eso me impulsa a continuar con mi ministerio por todo el tiempo que Jehová me permita.
(Isaías 1:3) Un toro conoce bien a su comprador, y el asno el pesebre de su dueño; Israel mismo no ha conocido, mi propio pueblo no se ha portado con entendimiento”.
Aplicación: Si desobedecemos las normas del Creador, mostraremos menos inteligencia que un toro o un asno. Por otro lado, si agradecemos todo lo que Jehová ha hecho por nosotros, no actuaremos como seres irracionales ni lo abandonaremos.
Aplicación:  Meditar a diario en las bendiciones de Jehová hará que nos sintamos agradecidos y que nunca menospreciemos a nuestro Padre celestial (Colosenses 3:15).
(Isaías 1:9) A menos que Jehová de los ejércitos mismo hubiera dejado que nos quedaran solo unos cuantos sobrevivientes, habríamos llegado a ser justamente como Sodoma, nos habríamos parecido a Gomorra misma.
Aplicación:  Es crucial, pues, que todos nosotros tengamos muy en cuenta las palabras que Isaías dirigió a Judá. En aquel entonces llevaron a la supervivencia de las personas fieles, y hoy en día pueden significar supervivencia para los creyentes.
(Isaías 2:2) Y en la parte final de los días tiene que suceder [que] la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir todas las naciones.
Aplicación: El cumplimiento de estas profecías aporta muchas pruebas de que estamos viviendo “en la parte final de los días”, en los últimos días del presente sistema mundial.
(Isaías 2:3) Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”. Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.
Aplicación: También invitan a otras personas a ‘subir’ a la ensalzada adoración de Jehová Dios, lo que encaja a la perfección con la comisión que Jesús dio a sus discípulos poco antes de ascender al cielo. Él les dijo: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado” (Mateo 28:19, 20). En obediencia a este mandato, y con el respaldo divino, los testigos de Jehová van por toda la Tierra enseñando, haciendo discípulos y bautizándolos.

PRESIDENTE DE LA REUNIÓN:
AGRADECIMIENTOS
INTRODUCE A LA LECTURA DE LA BIBLIA

RELOJ (6:26;6:56;7:26)
 
5 Déjeseme cantarle a mi amado, por favor, una canción de mi amado acerca de su viña.+ Había una viña que mi amado llegó a tener en una ladera fértil.* Y procedió a cavarla y a limpiarla de piedras y a plantarla de una vid roja selecta, y a edificar una torre en medio de ella.+ Y también hubo un lagar que él labró en ella.+ Y siguió esperando que produjera uvas,+ pero gradualmente produjo uvas silvestres.*+
“Y ahora, oh habitantes* de Jerusalén y hombres* de Judá, sírvanse juzgar entre mí y mi viña.+ ¿Qué hay que hacerle todavía a mi viña que yo no haya hecho ya en ella?+ ¿Por qué esperé yo que produjera uvas, pero gradualmente produjo uvas silvestres? Y ahora, por favor, permítaseme darles a conocer lo que voy a hacerle a mi viña: Habrá una remoción de su seto,+ y tiene que ser destinada para quemazón.+ Tiene que haber un derribo de su muro de piedra, y tiene que ser destinada para lugar de holladura.+ Y yo la pondré como cosa destruida.+ No será podada, ni será azadonada.+ Y tendrán que subir en ella la zarza y malas hierbas;+ y a las nubes impondré mandato de no hacer que se precipite lluvia sobre ella.+ Porque la viña+ de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá son la plantación con la cual él estaba encariñado.+Y siguió esperando juicio,+ pero, ¡miren!, quebrantamiento de ley;* justicia, pero, ¡miren!, alarido.”+
¡Ay de los que juntan casa a casa,+ [y] de los que anexan campo a campo hasta que no hay más lugar+ y a ustedes se les ha hecho morar solos en medio del país!En mis oídos Jehová de los ejércitos [ha jurado que] muchas casas, aunque grandes y buenas, llegarán a ser un verdadero objeto de pasmo, sin habitante alguno.+10 Pues hasta diez yugadas+ de viña producirán solo una medida de bato,*+ y hasta una medida de homer* de semilla producirá solo una medida de efá.*+
11 ¡Ay de los que se levantan muy de mañana para buscar solo licor embriagante,+ que se quedan hasta tarde en la oscuridad nocturna, de modo que el vino mismo los inflama!+ 12 Y tiene que resultar que haya arpa e instrumento de cuerdas, pandereta y flauta, y vino en sus banquetes;+ pero la actividad de Jehová no miran, y la obra de sus manos no han visto.+
13 Por lo tanto, mi pueblo tendrá que irse al destierro por falta de conocimiento;+ y su gloria será hombres muertos de hambre,*+ y su muchedumbre estará abrasada de sed.+
 
RELOJ (6:30;7:00;7:30)

PRESIDENTE DE LA REUNIÓN:
CONSEJO (1 min.)
INTRODUCE A SEAMOS MEJORES MAESTROS
 
FIN DE TESOROS ESCONDIDOS
RELOJ (6.31;7:01;7:31)

 

INFORMACIÓN

La primera parte de la reunión se llama Tesoros de la Biblia. Nos ayuda a conocer el marco histórico y el contexto de los relatos bíblicos y a sacar lecciones prácticas. Esta sección consta de un discurso, una lectura bíblica y un análisis con el auditorio de la lectura semanal de la Biblia. En la Guía de actividades aparecen ayudas para la enseñanza, como dibujos, gráficos y ejercicios. Gracias a este análisis profundo de la Biblia, seremos mejores maestros y mejores cristianos, y estaremos preparados para efectuar "toda buena obra" (2 Tim. 3:16, 17).

© 2015 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode