Comentarios en las reuniones

01.08.2015 22:31

Las reuniones de la congregación cristiana a menudo nos ofrecen la oportunidad de declarar en público nuestra fe, y una manera de hacerlo es respondiendo a las preguntas que se formulan. ¿Cómo debemos comentar? Con el deseo de bendecir a Jehová, de hablar bien de él, como hacía el salmista David al hallarse “entre las multitudes congregadas” (Sal. 26:12). Asimismo, nuestros comentarios deben estimular a los hermanos e incitarlos “al amor y a las obras excelentes”, en palabras del apóstol Pablo (Heb. 10:23-25). A este respecto nos será muy útil estudiar de antemano las lecciones.
Procure que sus comentarios sean sencillos, claros y breves. En vez de abarcar todo un párrafo, mencione un solo punto; si se limita a dar parte de la respuesta, permitirá que otros asistentes también puedan intervenir. En particular, es valioso referirse a los pasajes bíblicos citados, procurando resaltar la porción del texto que respalda la idea que se estudia. Acostúmbrese a comentar en sus propias palabras, más bien que leer directamente del párrafo. No se preocupe si no expresa la idea tal como quisiera: a todo el que comenta le ocurre de vez en cuando.
Es obvio que saber responder entraña más que conocer la contestación a una pregunta. Requiere discernimiento. Sin embargo, resulta sumamente gratificante dar una respuesta que nos salga del corazón y toque el de quien la escucha (Pro. 15:23).

Volver

© 2015 Todos los derechos reservados.