ESTUDIO DE LA ATALAYA

Canción 124
1. Hospitalario es nuestro Dios, Jehová,
a todos muestra amor sin parcialidad.
Él brinda lluvia y sol a justo y pecador,
de gozo llena su corazón.
Servir al débil en su necesidad
es imitar a Dios en su gran bondad.
Tu Padre celestial, que en lo secreto está,
te premiará con su bendición.
 
2. Jamás podrás saber cuánto logrará
un simple acto de generosidad.
Procura hacer el bien sin importar a quién,
sin esperar a cambio un favor.
Tal como Lidia, di: “A mi casa ven;
albergue te daré y te atenderé”.
Tu Padre celestial tus obras mirará
y no se olvidará de tu amor.
 
 
 
ESTUDIO DE LA ATALAYA (Sem. del 28 de Noviembre a 4 de Diciembre)
 
¿Cómo ve Jehová a los extranjeros? ¿Cómo hacer que los extranjeros se sientan cómodos en la congregación?
 
“No olviden la bondad a extraños” (HEB. 13:2, nota).
 
CANCIONES 124 79
 
¿QUÉ RESPONDERÍA?
¿Por qué es posible que tengamos que cambiar nuestra manera de ver a los extranjeros?
¿Cómo se refleja en el trato que Boaz le dio a Rut lo que Dios siente por los extranjeros?
¿Cómo podemos mostrar bondad a los extranjeros?

1, 2. a) ¿A qué dificultades se enfrentan muchos extranjeros? (Vea la foto del principio). b) ¿Qué les recordó el apóstol Pablo a los cristianos? c) ¿Qué preguntas analizaremos?
 
RESPUESTA a): HACE más de 30 años, un hombre de Ghana llamado Osei dejó su país en África y se fue a Europa. Él recuerda que tuvo muchos problemas. Dice: “Pronto me di cuenta de que la mayoría de la gente no se preocupaba por mí. La diferencia de clima también me impactó. Cuando salí del aeropuerto y sentí el frío por primera vez en mi vida, comencé a llorar”. Como le estaba costando aprender el idioma del país, le llevó más de un año encontrar un buen empleo. Y tan lejos de su casa, extrañaba mucho a su familia y se sentía solo.
RESPUESTA b): La Biblia nos recuerda a los cristianos verdaderos que no olvidemos mostrar bondad a los “extraños”, o sea, a los extranjeros. El apóstol Pablo dijo dijo: "No olviden la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles." (Hebreos 13:2Extraños: Son las personas que no conocemos. En este artículo llamamos extraños a los extranjeros o personas que vienen de otro país.
RESPUESTA c): ¿Cómo ve Jehová a los extranjeros? ¿Por qué es posible que tengamos que cambiar nuestra opinión sobre ellos? ¿Qué podemos hacer para que se sientan cómodos en la congregación los que vienen de otro país?
 
HACE más de treinta años, Osei [1] (nota: se ha cambiado el nombre), llegó a Europa procedente de Ghana. En ese entonces no era testigo de Jehová. Él relata: “Pronto me di cuenta de que la mayoría de la gente no se preocupaba por mí. La diferencia de clima también me impactó. Cuando salí del aeropuerto y sentí el frío por primera vez en mi vida, comencé a llorar”. Osei tardó más de un año en encontrar un trabajo adecuado porque no se defendía con el idioma. Se sentía muy solo y extrañaba a su familia, que estaba tan lejos.
2 ¿Cómo le gustaría a usted que lo trataran si se encontrara en esa situación? ¿Verdad que agradecería que lo recibieran con cariño en el Salón del Reino sin importar su nacionalidad o color de piel? La Biblia anima a los cristianos a que “no olviden la bondad a extraños” o extranjeros (Heb. 13:2, nota). Por eso, analicemos estas preguntas: ¿Cómo ve Jehová a los extranjeros? ¿Por qué es posible que tengamos que cambiar nuestra opinión sobre ellos? ¿Qué podemos hacer para que se sientan cómodos en la congregación los que vienen de otro país?
LENGUAJE SENCILLO: HACE más de 30 años, un hombre de Ghana llamado Osei dejó su país en África y se fue a Europa [1] (vea la nota al final del artículo; NOTA: se ha cambiado el nombre). En ese tiempo, todavía no era testigo de Jehová. Él recuerda que tuvo muchos problemas. Dice: “Pronto me di cuenta de que la mayoría de la gente no se preocupaba por mí. La diferencia de clima también me impactó. Cuando salí del aeropuerto y sentí el frío por primera vez en mi vida, comencé a llorar”. Como le estaba costando aprender el idioma del país, le llevó más de un año encontrar un buen empleo. Y como estaba lejos de su casa, extrañaba mucho a su familia y se sentía solo.
2 Si estuviéramos en el lugar de Osei, ¿cómo nos gustaría que nos trataran? De seguro agradeceríamos que los hermanos del Salón del Reino nos recibieran con amor y cariño sin importar nuestra raza o nacionalidad. La Biblia nos recuerda a los cristianos verdaderos que no olvidemos mostrar bondad a los “extraños”, o sea, a los extranjeros (Hebreos 13:2, nota) (vea el recuadro “¿Qué significa?”). Por eso, en este artículo vamos a responder estas preguntas: ¿Cómo ve Jehová a los extranjeros? ¿Tenemos que cambiar nuestra forma de ver a las personas de otro país? ¿Cómo podemos ayudar a los extranjeros a sentirse bienvenidos en nuestra congregación?
(Hebreos 13:2) 2  No olviden la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles.

CÓMO VE JEHOVÁ A LOS EXTRANJEROS
 
3, 4. Según Éxodo 23:9, ¿cómo esperaba Dios que su pueblo tratara a los extranjeros, y por qué?
 
RESPUESTA: Cuando Jehová liberó a los israelitas de la esclavitud, les dio leyes que les enseñaban a mostrar bondad a los extranjeros que salieron con ellos de Egipto. Jehová sabía que la vida a veces es difícil para los extranjeros, y por eso cuidaba de ellos con amor. Por ejemplo, les permitía ir a los campos después de la cosecha para recoger lo que habían dejado los cosechadores. Él quería que israelitas recordaran cómo se siente un extranjero. Jehová esperaba que trataran con bondad a los extranjeros que vivían con ellos.
 
3 Después de sacar a los israelitas de Egipto, Jehová les dio un conjunto de leyes que mostraban consideración especial por los muchos no israelitas que habían salido con ellos (Éx. 12:38, 49;22:21). Los extranjeros suelen enfrentar circunstancias difíciles. Por eso, Jehová les demostró su amor por medio de una serie de medidas que los favorecían. Una era el derecho a la rebusca, o sea, a recoger el grano que los cosechadores dejaban atrás (Lev. 19:9, 10).
4 En vez de ordenarles a los israelitas que respetaran a los extranjeros, Jehová los animó a ponerse en su lugar (lea Éxodo 23:9). Ellos sabían bien lo que era vivir en un país que no era el suyo. Los egipcios probablemente despreciaron a los hebreos incluso antes de hacerlos esclavos, quizás por orgullo racial o prejuicios religiosos (Gén. 43:32; 46:34; Éx. 1:11-14). La vida de los israelitas en Egipto había sido dura, pero Jehová esperaba que trataran al extranjero como si fuera natural del país (Lev. 19:33, 34).
LENGUAJE SENCILLO: 3 Cuando Jehová liberó a los israelitas de la esclavitud, les dio leyes que les enseñaban a mostrar bondad a los extranjeros que salieron con ellos de Egipto (Éxodo 12:38, 49; 22:21). Jehová sabía que la vida a veces es difícil para los extranjeros, y por eso cuidaba de ellos con amor. Por ejemplo, les permitía ir a los campos después de la cosecha para recoger lo que habían dejado los cosechadores (Levítico 19:9, 10).
4 Jehová no se limitó a mandar a los israelitas que respetaran a los extranjeros. Él quería que recordaran cómo se siente un extranjero (lea Éxodo 23:9). Incluso antes de que los israelitas fueran esclavos en Egipto, los egipcios los rechazaban por ser diferentes (Génesis 43:32; 46:34; Éxodo 1:11-14). La vida fue dura para los israelitas mientras fueron extranjeros. Por eso Jehová quería que lo recordaran y que trataran con bondad a los extranjeros que vivían con ellos (Levítico 19:33, 34).
- 3 -
(Éxodo 12:38) 38  Y también subió con ellos una vasta compañía mixta, así como también rebaños y vacadas, un numerosísimo conjunto de animales.
(Éxodo 12:49) 49  Una sola ley ha de existir para el natural y para el residente forastero que reside como forastero en medio de ustedes”.
(Éxodo 22:21) 21  ”Y no debes maltratar al residente forastero ni oprimirlo, pues ustedes llegaron a ser residentes forasteros en la tierra de Egipto.
(Levítico 19:9-10) 9  ”’Y cuando ustedes sieguen la mies de su tierra, no debes segar las orillas de tu campo completamente, y no debes recoger la rebusca de tu siega. 10  Además, no debes juntar los sobrantes de tu viña, y no debes recoger las uvas esparcidas de tu viña. Para el afligido y el residente forastero los debes dejar. Yo soy Jehová el Dios de ustedes.
- 4 -
(Éxodo 23:9) 9  ”Y no debes oprimir a un residente forastero, puesto que ustedes mismos han conocido el alma del residente forastero, porque ustedes llegaron a ser residentes forasteros en la tierra de Egipto.
(Génesis 43:32) 32  Y procedieron a servírsela a él aparte y a ellos aparte y a los egipcios que estaban comiendo con él aparte; puesto que los egipcios no podían comer una comida con los hebreos, porque eso es cosa detestable a los egipcios.
(Génesis 46:34) 34  tienen que decir: ‘Tus siervos hemos continuado siendo ganaderos desde nuestra juventud hasta ahora, tanto nosotros como nuestros antepasados’, a fin de que moren en la tierra de Gosén, porque todo pastor de ovejas es cosa detestable a Egipto”.
(Éxodo 1:11-14) 11  De modo que pusieron sobre ellos jefes de trabajos forzados con el propósito de oprimirlos mientras llevaban sus cargas; y ellos estuvieron edificando ciudades como lugares de depósito para Faraón, a saber, a Pitom y Raamsés. 12  Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y tanto más seguían extendiéndose, de modo que [los egipcios] sintieron un pavor morboso como resultado de los hijos de Israel. 13  Por consiguiente, los egipcios hicieron trabajar a los hijos de Israel como esclavos bajo tiranía. 14  Y siguieron amargándoles la vida con dura esclavitud en [trabajos de] argamasa de barro y ladrillos y con toda forma de esclavitud en el campo, sí, toda forma de esclavitud suya en la cual los usaban como esclavos bajo tiranía.
(Levítico 19:33-34) 33  ”’Y en caso de que un residente forastero resida contigo como forastero en la tierra de ustedes, no deben maltratarlo. 34  El residente forastero que reside como forastero con ustedes debe llegar a serles como natural suyo; y tienes que amarlo como a ti mismo, porque ustedes llegaron a ser residentes forasteros en la tierra de Egipto. Yo soy Jehová el Dios de ustedes.

5. ¿Qué nos ayudará a reflejar el interés de Jehová por los extranjeros?
 
RESPUESTA: Jehová no ha cambiado. Así que cuando vengan extranjeros a nuestra congregación, debemos recordar que Jehová sigue interesándose por ellos. Debemos pensar en los problemas que  tal vez tengan. Por ejemplo, puede que no entiendan el idioma y que algunas personas los traten de forma injusta. Pensar en todo esto nos impulsará a esforzarnos por ayudarlos y por mostrarles bondad.
 
5 Podemos estar seguros de que hoy Jehová también se interesa por las personas de otros países que asisten a nuestras reuniones (Deut. 10:17-19; Mal. 3:5, 6). Si nos paramos a pensar en sus problemas, como la discriminación o el desconocimiento del idioma, buscaremos maneras de ser amables e interesarnos por ellos (1 Ped. 3:8).
LENGUAJE SENCILLO: 5 Jehová no ha cambiado. Así que cuando vengan extranjeros a nuestra congregación, debemos recordar que Jehová sigue interesándose por ellos (Deuteronomio 10:17-19; Malaquías 3:5, 6). Debemos pensar en los problemas que ellos tal vez tengan. Por ejemplo, puede que no entiendan el idioma y que algunas personas los traten de forma injusta. Pensar en todo esto nos impulsará a esforzarnos por ayudarlos y por mostrarles bondad (1 Pedro 3:8).
- 5 -
(Deuteronomio 10:17-19) 17  Porque Jehová su Dios es el Dios de dioses y el Señor de señores, el Dios grande, poderoso e inspirador de temor, que no trata a nadie con parcialidad ni acepta soborno, 18  que ejecuta juicio para el huérfano de padre y la viuda y que ama al residente forastero para darle pan y un manto. 19  También tienen que amar al residente forastero, porque ustedes llegaron a ser residentes forasteros en la tierra de Egipto.
(Malaquías 3:5-6) 5  ”Y ciertamente me acercaré a ustedes para el juicio, y ciertamente llegaré a ser testigo veloz contra los hechiceros, y contra los adúlteros, y contra los que juran falsamente, y contra los que actúan fraudulentamente con el salario del trabajador asalariado, con [la] viuda y con [el] huérfano de padre, y los que apartan al residente forastero, mientras que no me han temido”, ha dicho Jehová de los ejércitos. 6  “Porque yo soy Jehová; no he cambiado. Y ustedes son hijos de Jacob; ustedes no se han acabado.
(1 Pedro 3:8) 8  Finalmente, todos ustedes sean de un mismo ánimo y parecer, compartiendo sentimientos como compañeros, teniendo cariño fraternal, siendo tiernamente compasivos, de mente humilde,

¿TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTRA MANERA DE VER A LOS EXTRANJEROS?
 
6, 7. ¿Cómo sabemos que los cristianos del siglo primero superaron prejuicios muy arraigados?
 
RESPUESTA: Por ejemplo, en la fiesta de Pentecostés del año 33, los cristianos de Jerusalén les mostraron hospitalidad y cariño a muchos extranjeros que acababan de hacerse cristianos. Pero en esa época, algunos hermanos que hablaban griego se quejaron de que a sus viudas las estaban tratando de forma injusta. Para resolver el problema, los apóstoles enviaron a siete hombres que tenían nombres griegos. Quizá fue para que así las viudas que hablaban griego se sintieran más cómodas  (Hechos 6:2-6).
 
6 Los cristianos del siglo primero aprendieron a superar los prejuicios que estaban muy arraigados entre los judíos. En el Pentecostés del año 33, los cristianos de Jerusalén fueron hospitalarios con los nuevos discípulos procedentes de diversos lugares (Hech. 2:5, 44-47). El cariño e interés de los cristianos judíos por sus hermanos de otros países probó que realmente comprendían lo que significaba ser hospitalario: mostrar “bondad a extraños”.
7 Sin embargo, en ese tiempo de crecimiento, parece ser que los judíos que hablaban griego fueron víctimas de discriminación. Se quejaron de que a sus viudas no se las trataba con imparcialidad (Hech. 6:1). Con el fin de arreglar la situación, los apóstoles designaron a siete hombres para asegurarse de que todos recibieran un trato justo. Estos hombres tenían nombres griegos, lo que quizás indica que los apóstoles querían aliviar cualquier tensión que pudiera haber entre los primeros cristianos (Hech. 6:2-6).
LENGUAJE SENCILLO: 6 Los cristianos de origen judío aprendieron a vencer los grandes prejuicios que muchos judíos tenían hacia los extranjeros (vea el recuadro “¿Qué significa?”). En la fiesta de Pentecostés del año 33, los cristianos de Jerusalén les mostraron hospitalidad y cariño a muchos extranjeros que acababan de hacerse cristianos (Hechos 2:5, 44-47). Esto demuestra que entendían lo que significa mostrar “hospitalidad”, o en otras palabras, lo que significa mostrar “bondad a extraños”.
7 Pero en esa época, algunos hermanos que hablaban griego se quejaron de que a sus viudas las estaban tratando de forma injusta (Hechos 6:1). Para resolver el problema, los apóstoles enviaron a siete hombres que tenían nombres griegos. ¿Por qué eligieron a hombres con nombres griegos? Quizá fue para que así las viudas que hablaban griego se sintieran más cómodas (Hechos 6:2-6).
- 6 -
(Hechos 2:5) 5  Sucedía que moraban en Jerusalén judíos, varones reverentes, de toda nación de las que hay bajo el cielo.
(Hechos 2:44-47) 44  Todos los que se hacían creyentes estaban juntos, teniendo todas las cosas en común, 45  y se pusieron a vender sus posesiones y propiedades y a distribuir el [producto] a todos, según la necesidad que cualquiera tuviera. 46  Y día tras día asistían constantemente y de común acuerdo al templo, y tomaban sus comidas en hogares particulares y participaban del alimento con gran regocijo y sinceridad de corazón, 47  alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Al mismo tiempo, Jehová continuó uniendo diariamente a ellos los que se iban salvando.
- 7 -
(Hechos 6:1) 6  Ahora bien, en estos días, cuando aumentaban los discípulos, se suscitó una murmuración de parte de los judíos de habla griega contra los judíos de habla hebrea, porque a sus viudas se las pasaba por alto en la distribución diaria.
(Hechos 6:2-6) 2  De modo que los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: “No es cosa grata el que nosotros dejemos la palabra de Dios para distribuir [alimento] a las mesas. 3  Por eso, hermanos, búsquense siete varones acreditados de entre ustedes, llenos de espíritu y de sabiduría, para que los nombremos sobre este asunto necesario; 4  pero nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra”. 5  Y lo que se habló fue grato a toda la multitud, y seleccionaron a Esteban, varón lleno de fe y de espíritu santo, y a Felipe y a Prócoro y a Nicanor y a Timón y a Parmenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía; 6  y los colocaron delante de los apóstoles, y, después de haber orado, estos les impusieron las manos

8, 9. a) ¿Qué podría indicar que tenemos prejuicios u orgullo racial? b) ¿Qué debemos arrancar del corazón? (1 Ped. 1:22).
 
RESPUESTA a): Un indicador podría ser nuestra forma de reaccionar ante algunas situaciones. Por ejemplo, si las personas de nuestro entorno como vecinos, compañeros de trabajo o escuela dicen cosas negativas sobre las personas de otro lugar, cultura o raza, ¿estamos empezando a pensar como ellos? o ¿Cómo reaccionamos cuando alguien se burla de nuestra nacionalidad o cultura?
RESPUESTA b): Si notamos cualquier señal de que tenemos orgullo racial o prejuicios, debemos esforzarnos al máximo por eliminarlos. El apóstol Pablo nos invita: "Ahora que ustedes han purificado sus almas por [su] obediencia a la verdad con el cariño fraternal sin hipocresía como resultado, ámense unos a otros intensamente desde el corazón". (1 Pedro 1:22). Nos ayudará a lograrlo recordar que todos somos imperfectos y que no merecemos la salvación, seamos del país que seamos por lo tanto no tenemos motivos para sentirnos superiores a los demás.
 
8 Nos demos cuenta de ello o no, a todos nos influye profundamente nuestra cultura (Rom. 12:2). Además, es probable que oigamos que vecinos o compañeros de trabajo o de escuela hacen comentarios despectivos sobre personas de otra nacionalidad o color, o de un origen distinto al nuestro. ¿Nos han influido esos prejuicios? Y si alguien se burla de nuestro origen, quizás exagerando alguna característica de nuestra cultura, ¿cómo reaccionamos?
9 El apóstol Pedro tuvo durante un tiempo prejuicios contra los no judíos, pero poco a poco eliminó esos sentimientos negativos (Hech. 10:28, 34, 35; Gál. 2:11-14). Si detectamos prejuicio u orgullo racial en nosotros, aunque sea solo una pizca, tenemos que esforzarnos sinceramente para arrancarlo del corazón (lea 1 Pedro 1:22). Haríamos bien en meditar en que nadie merece la salvación. Todos, sin importar nuestra nacionalidad, somos imperfectos (Rom. 3:9, 10, 21-24). ¿Tenemos, por tanto, alguna razón para sentirnos superiores a otros? (1 Cor. 4:7). Deberíamos compartir la opinión de Pablo, que les recordó a los demás cristianos ungidos que ya no eran “extraños y residentes forasteros, sino [...] miembros de la casa de Dios” (Efes. 2:19). Tenemos que hacer un gran esfuerzo por vencer los prejuicios. No hay duda de que eso nos servirá para seguir poniéndonos la nueva personalidad (Col. 3:10, 11).
LENGUAJE SENCILLO: 8 Aunque no nos demos cuenta, nuestra cultura influye mucho en nosotros (Romanos 12:2). Además, puede que nuestros vecinos y compañeros de trabajo o escuela digan cosas negativas sobre las personas de otro lugar, cultura o raza. ¿Estamos empezando a pensar como ellos? ¿Cómo reaccionamos cuando alguien se burla de nuestra nacionalidad o cultura?
9 En cierto momento, el apóstol Pedro mostró que tenía prejuicios contra la gente que no era de origen judío. Pero con el tiempo aprendió a vencer esos sentimientos negativos (Hechos 10:28, 34, 35; Gálatas 2:11-14). ¿Y nosotros? ¿Qué debemos hacer si notamos cualquier señal de que tenemos orgullo racial o prejuicios? Debemos esforzarnos al máximo por eliminarlos (lea 1 Pedro 1:22).¿Qué nos ayudará a lograrlo? Recordar que todos somos imperfectos y que no merecemos la salvación, seamos del país que seamos (Romanos 3:9, 10, 21-24). Así que no tenemos motivos para sentirnos superiores a los demás (1 Corintios 4:7). Debemos sentirnos como el apóstol Pablo. Él les dijo a los cristianos que ya no eran extranjeros, sino “miembros de la casa de Dios” (Efesios 2:19). Todos tenemos que esforzarnos por eliminar cualquier prejuicio. Así podremos vestirnos de la nueva personalidad (Colosenses 3:10, 11).
- 8 -
(Romanos 12:2) 2  Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios.
- 9 -
(Hechos 10:28) 28  y les dijo: “Bien saben ustedes cuán ilícito le es a un judío unirse o acercarse a un hombre de otra raza; y, no obstante, Dios me ha mostrado que no debo llamar contaminado o inmundo a ningún hombre.
(Hechos 10:34-35) 34  Ante aquello, Pedro abrió la boca y dijo: “Con certeza percibo que Dios no es parcial, 35  sino que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto.
(Gálatas 2:11-14) 11  Sin embargo, cuando Cefas vino a Antioquía, lo resistí cara a cara, porque se hallaba condenado. 12  Porque, antes de la llegada de ciertos hombres desde Santiago, solía comer con gente de las naciones; pero cuando estos llegaron, se puso a retirarse y a separarse, por temor a los de la clase circuncisa. 13  Los demás de los judíos también se unieron a él en hacer esta simulación, de modo que hasta Bernabé fue llevado con ellos en su simulación. 14  Mas cuando yo vi que no estaban andando rectamente conforme a la verdad de las buenas nuevas, dije a Cefas delante de todos ellos: “Si tú, aunque eres judío, vives como las naciones, y no como los judíos, ¿cómo obligas a gente de las naciones a vivir conforme a la práctica judía?”.
(1 Pedro 1:22) 22  Ahora que ustedes han purificado sus almas por [su] obediencia a la verdad con el cariño fraternal sin hipocresía como resultado, ámense unos a otros intensamente desde el corazón.
(Romanos 3:9-10) 9  ¿Qué, pues? ¿Estamos en mejor posición nosotros? ¡De ninguna manera! Porque arriba hemos hecho el cargo de que tanto los judíos como los griegos están todos bajo pecado; 10  así como está escrito: “No hay justo, ni siquiera uno;
(Romanos 3:21-24) 21  Mas ahora, aparte de ley, la justicia de Dios ha sido puesta de manifiesto, según dan testimonio de ella la Ley y los Profetas; 22  sí, la justicia de Dios mediante la fe en Jesucristo, para todos los que tienen fe. Porque no hay distinción. 23  Porque todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios, 24  y es como dádiva gratuita que por su bondad inmerecida se les está declarando justos mediante la liberación por el rescate [pagado] por Cristo Jesús.
(1 Corintios 4:7) 7  Pues, ¿quién hace que tú difieras de otro? En realidad, ¿qué tienes tú que no hayas recibido? Entonces, si verdaderamente [lo] recibiste, ¿por qué te jactas como si no [lo] hubieras recibido?
(Efesios 2:19) 19  Ciertamente, por lo tanto, ustedes ya no son extraños y residentes forasteros, sino que son conciudadanos de los santos y son miembros de la casa de Dios,
(Colosenses 3:10-11) 10  y vístanse de la nueva [personalidad], que mediante conocimiento exacto va haciéndose nueva según la imagen de Aquel que la ha creado, 11  donde no hay ni griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, extranjero, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todas las cosas y en todos.

CÓMO MOSTRAR BONDAD A LOS EXTRANJEROS
 
10, 11. ¿Cómo se refleja en el trato que Boaz le dio a Rut lo que Dios siente por los extranjeros?
 
RESPUESTA:  Rut estaba trabajando mucho recogiendo grano del suelo. Aunque la ley de Moisés le daba derecho a rebuscar, ella pidió permiso para hacerlo. Boaz se enteró de esto, se sintió tan impresionado que dejó que recogiera también parte del grano que sus trabajadores habían cortado. Entonces, la invitó a quedarse con sus siervas jóvenes para que los hombres que trabajaban en el campo no la trataran mal. Además, se aseguró de que tuviera suficiente comida y agua, igual que sus trabajadores. Boaz trató con respeto a aquella pobre extranjera y le dio ánimo.
 
10 El trato que Boaz dio a la moabita Rut prueba que veía a los extranjeros igual que Jehová. Cuando fue a inspeccionar sus campos, se dio cuenta de que una mujer extranjera muy trabajadora estaba recogiendo lo que los cosechadores dejaban atrás. Rut tenía el derecho de rebuscar, pero pidió permiso para hacerlo. Al enterarse de esto, Boaz fue generoso y le permitió recoger espigas de los manojos (lea Rut 2:5-7, 15, 16).
11 La conversación que tuvieron después demuestra que Boaz se interesaba sinceramente por Rut y por las dificultades que estaba pasando por ser extranjera. Para comenzar, le dijo que se mantuviera cerca de las jóvenes a fin de que no la molestaran los hombres que trabajaban en el campo. Incluso se aseguró de que contara con suficiente agua y comida, igual que sus trabajadores. Además, no menospreció a esta joven extranjera sin recursos, sino que le dio ánimos (Rut 2:8-10, 13, 14).
LENGUAJE SENCILLO: 10 La Biblia habla de un hombre fiel llamado Boaz. Él demostró que veía a los extranjeros como los ve Jehová. ¿Cómo lo hizo? Un día, fue a examinar sus campos durante la cosecha. Entonces vio a una mujer del país de Moab llamada Rut. Ella estaba trabajando mucho recogiendo grano del suelo. Aunque la ley de Moisés le daba derecho a rebuscar, ella pidió permiso para hacerlo (vea el recuadro “¿Qué significa?”). Cuando Boaz se enteró de esto, se sintió tan impresionado que dejó que recogiera también parte del grano que sus trabajadores habían cortado (lea Rut 2:5-7, 15, 16).
11 Entonces, Boaz hizo algo que demostró con claridad que se preocupaba por Rut y por las dificultades que tenía por ser extranjera. La invitó a quedarse con sus siervas jóvenes para que los hombres que trabajaban en el campo no la trataran mal. Además, se aseguró de que tuviera suficiente comida y agua, igual que sus trabajadores. Boaz trató con respeto a aquella pobre extranjera y le dio ánimo (Rut 2:8-10, 13, 14).
- 10 -
(Rut 2:5-7) 5  Posteriormente, Boaz dijo al joven que estaba puesto sobre los segadores: “¿A quién pertenece esta joven?”. 6  De modo que el joven puesto sobre los segadores contestó y dijo: “La joven es una moabita, que volvió con Noemí del campo de Moab. 7  Entonces dijo: ‘Déjame espigar, por favor, y ciertamente recogeré entre las espigas cortadas detrás de los segadores’. De modo que entró y ha estado de pie desde aquel momento de la mañana hasta precisamente ahora que se sentó un ratito en la casa”.
(Rut 2:15-16) 15  Entonces se levantó para espigar. Boaz ahora mandó a sus jóvenes, y dijo: “Déjenla espigar también entre las espigas cortadas, y no deben molestarla. 16  Y también deben estar seguros de sacarle algunas espigas de los manojos, y tienen que dejarlas atrás para que ella las espigue, y no deben reprenderla”.
- 11 -
(Rut 2:8-10) 8  Más tarde Boaz dijo a Rut: “¿Has oído, no es verdad, hija mía? No te vayas a espigar en otro campo, y tampoco debes pasar de este lugar, y así debes mantenerte cerca de las jóvenes mías. 9  Estén tus ojos en el campo que ellas sieguen, y tienes que ir con ellas. ¿No he mandado yo a los jóvenes que no te toquen? Cuando tengas sed, entonces tienes que ir a las vasijas y beber de lo que saquen los jóvenes”. 10  Ante eso, ella cayó sobre su rostro y se inclinó a tierra y le dijo: “¿A qué se debe que yo haya hallado favor a tus ojos de modo que te fijes en mí, cuando soy extranjera?”.
(Rut 2:13-14) 13  A esto ella dijo: “Halle yo favor a tus ojos, señor mío, porque me has consolado y porque has hablado de modo tranquilizador a tu sierva, aunque yo misma no sea como una de tus siervas”. 14  Y Boaz procedió a decirle a la hora de comer: “Acércate acá, y tienes que comer parte del pan y mojar tu pedazo en el vinagre”. De modo que ella se sentó al lado de los segadores, y él le brindaba grano tostado y ella comía, de modo que quedó satisfecha y aún le sobró algo.

12. ¿Qué buen efecto puede tener en los extranjeros recién llegados el que les mostremos consideración?
 
RESPUESTA: Si les mostramos bondad a personas “de toda clase”, podemos ayudarlas a aprender la verdad y a ver que Jehová las quiere muchísimo (1 Timoteo 2:3, 4).
 
12 A Boaz no solo le impresionó que Rut tratara con tanto cariño y altruismo a su suegra, Noemí, sino también que se hiciera sierva de Jehová. La consideración que Boaz le mostró a Rut fue una manifestación del amor leal que Jehová sentía por una mujer que había venido a buscar refugio bajo sus alas (Rut 2:12, 20; Prov. 19:17). De forma parecida, si somos considerados con “hombres de toda clase”, podremos ayudarlos a reconocer la verdad y a darse cuenta de lo mucho que los ama Jehová (1 Tim. 2:3, 4).
LENGUAJE SENCILLO: 12 Boaz le mostró bondad a Rut porque ella trató con amor leal a su suegra, Noemí. Pero también le mostró bondad porque Rut había empezado a servir a Jehová y había buscado la protección de Dios. Cuando Boaz le mostró bondad a Rut, en realidad estaba copiando el amor leal de Jehová (Rut 2:12, 20;Proverbios 19:17). Hoy día pasa algo parecido. Si les mostramos bondad a personas “de toda clase”, podemos ayudarlas a aprender la verdad y a ver que Jehová las quiere muchísimo (1 Timoteo 2:3, 4).
- 12 -
(Rut 2:12) 12  Que Jehová recompense tu manera de obrar, y que llegue a haber para ti un salario perfecto procedente de Jehová el Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a buscar refugio”.
(Rut 2:20) 20  Ante eso, Noemí dijo a su nuera: “Bendito sea él de Jehová, que no ha abandonado su bondad amorosa para con los vivos y los muertos”. Y Noemí le dijo además: “El hombre es pariente nuestro. Es uno de nuestros recompradores”.
(Proverbios 19:17) 17  El que muestra favor al de condición humilde le presta a Jehová, y Él le pagará su trato.
(1 Timoteo 2:3-4) 3  Esto es excelente y acepto a vista de nuestro Salvador, Dios, 4  cuya voluntad es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad.

 
¿Les damos la bienvenida a los recién llegados al Salón del Reino? (Vea los párrafos 13 y 14).
 
13, 14. a) ¿Por qué tenemos que esforzarnos por recibir con cariño a los extranjeros en el Salón del Reino? b) ¿Qué podemos hacer si nos sentimos incómodos hablando con personas de otra cultura?
 
RESPUESTA a): A veces, los que están recién llegados a un país son tímidos y no se acercan a los demás. Quizá también se sientan inferiores por su cultura, su nivel social, su raza o su nacionalidad. 
RESPUESTA b): Podemos contarle algo de nosotros. Tal vez descubramos que tenemos más cosas en común de las que creíamos. Recordemos que cada cultura tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles.
 
13 Una manera de mostrarles bondad a los extranjeros que vienen por primera vez es recibirlos con cariño en el Salón del Reino. Tal vez hayamos visto que algunos inmigrantes recién llegados son tímidos y no se relacionan con los demás. Quizás se sientan inferiores a personas de otra raza o nacionalidad debido a su clase social o a lo que aprendieron desde niños. Así que deberíamos tomar la iniciativa y mostrarles cariño e interés. Podemos aprender algunos saludos en su lengua materna con la aplicación JW Language, si está en nuestro idioma (lea Filipenses 2:3, 4).
14 ¿Y si nos cuesta hablar con alguien de otra cultura? Podríamos contarle algo de nosotros. Tal vez descubramos en poco tiempo que son más las cosas que nos unen que las que nos separan, sean estas reales o imaginarias, y que cada cultura tiene virtudes y defectos.
LENGUAJE SENCILLO: 13 Una forma de mostrarles bondad a los extranjeros es recibiéndolos con cariño en el Salón del Reino. A veces, los que están recién llegados a un país son tímidos y no se acercan a los demás. Quizá también se sientan inferiores por su cultura, su nivel social, su raza o su nacionalidad. Así que debemos tomar la iniciativa y mostrarles interés sincero y bondad. Si tenemos la aplicación JW Language, podemos usarla para aprender a saludarlos en su idioma (lea Filipenses 2:3, 4).
14 Puede que a veces nos sintamos un poco incómodos al hablar con alguien de otra cultura. ¿Qué nos ayudará a vencer estos sentimientos? Podemos contarle algo de nosotros. Tal vez descubramos que tenemos más cosas en común de las que creíamos. Recordemos que cada cultura tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles.
- 13 -
(Filipenses 2:3-4) 3  no haciendo nada movidos por espíritu de contradicción ni por egotismo, sino considerando con humildad mental que los demás son superiores a ustedes, 4  no vigilando con interés personal solo sus propios asuntos, sino también con interés personal los de los demás.

AYÚDELOS A SENTIRSE COMO EN CASA
 
15. ¿Qué nos ayudará a comprender mejor a los que se están adaptando a nuestro país?
 
RESPUESTA: Debemos preguntarnos con sinceridad: “Si yo estuviera en otro país, ¿cómo me gustaría que me trataran?” (Mateo 7:12). Seamos pacientes. No esperemos que piensen y se comporten como la gente de nuestra cultura. Seamos comprensivos y los aceptemos como son.
 
15 Si queremos que otros se sientan a gusto en la congregación, preguntémonos: “¿Cómo me gustaría que me trataran si estuviera en otro país?” (Mat. 7:12). Seamos pacientes con los que se están adaptando a la vida en otro lugar. Puede que al principio no comprendamos bien su forma de pensar o actuar. Pero en lugar de esperar que adopten nuestra cultura, ¿por qué no los aceptamos como son? (Lea Romanos 15:7).
LENGUAJE SENCILLO: 15 ¿Cómo podemos ayudar a los demás a sentirse bienvenidos en la congregación? Debemos preguntarnos con sinceridad: “Si yo estuviera en otro país, ¿cómo me gustaría que me trataran?” (Mateo 7:12). Seamos pacientes con los que están adaptándose a un nuevo país. Es cierto que al principio quizá no entendamos del todo su forma de pensar o de reaccionar. Pero no esperemos que piensen y se comporten como la gente de nuestra cultura. Es mejor que seamos comprensivos y los aceptemos como son (lea Romanos 15:7).
- 15 -
(Mateo 7:12) 12  ”Por lo tanto, todas las cosas que quieren que los hombres les hagan, también ustedes de igual manera tienen que hacérselas a ellos; esto, de hecho, es lo que significan la Ley y los Profetas.
(Romanos 15:7) 7  Por lo tanto, recíbanse con gusto unos a otros, así como el Cristo también nos recibió con gusto a nosotros, con gloria a Dios en mira.

16, 17. a) ¿Qué podemos hacer para acercarnos a personas de otra cultura? b) ¿Cómo podemos ayudar a los inmigrantes de la congregación?
 
RESPUESTA a): Una manera es dedicando tiempo a aprender más sobre su país y su cultura. En la adoración en familia podemos buscar información sobre la cultura de los extranjeros de nuestra congregación o de la zona donde vivimos. Otra manera de conocerlos mejor es invitándolos a comer a nuestra casa. 
RESPUESTA b): Quizá veamos que necesitan ayuda para aprender el idioma. O tal vez podamos ayudarlos a encontrar organizaciones que les ayuden a conseguir trabajo o una casa adecuada. 
 
16 Es posible que nos sea más fácil relacionarnos con los extranjeros si aprendemos algo de su tierra y cultura. En la noche de adoración podríamos dedicar tiempo a conocer mejor la cultura y los países de donde proceden los extranjeros que hay en nuestra congregación y en el territorio. También podríamos invitarlos a comer en casa. Si Jehová les ha abierto “a las naciones la puerta a la fe”, ¿no deberíamos abrir la puerta de nuestro hogar a los extranjeros que “están relacionados con nosotros en la fe”? (Hech. 14:27; Gál. 6:10; Job 31:32).
¿Somos hospitalarios con quienes vienen de otro país? (Vea los párrafos 16 y 17).
 
17 Si pasamos tiempo con una familia de inmigrantes, comprenderemos mejor el esfuerzo que hacen para adaptarse a nuestra cultura. Y quizás descubramos que necesitan ayuda para aprender el idioma. ¿Podemos ayudarlos a encontrar casa y trabajo o dirigirlos a los organismos u organizaciones que pueden darles esta ayuda? Iniciativas como estas pueden significar mucho en la vida de un hermano (Prov. 3:27).
LENGUAJE SENCILLO: 16 ¿Cómo podemos conocer mejor a los extranjeros que están cerca de nosotros? Una manera es dedicando tiempo a aprender más sobre su país y su cultura. En la adoración en familia podemos buscar información sobre la cultura de los extranjeros de nuestra congregación o de la zona donde vivimos. Otra manera de conocerlos mejor es invitándolos a comer a nuestra casa. Jehová les ha “abierto a las naciones la puerta a la fe” (Hechos 14:27). Copiemos su ejemplo abriendo las puertas de nuestro hogar a los extranjeros que están “relacionados con nosotros en la fe” (Gálatas 6:10; Job 31:32).
17 Pasar tiempo con una familia extranjera nos ayudará a entender y valorar los esfuerzos que hacen por adaptarse a nuestra cultura. Quizá veamos que necesitan ayuda para aprender el idioma. O tal vez podamos ayudarlos a encontrar organizaciones que les ayuden a conseguir trabajo o una casa adecuada. Cosas como estas pueden ayudar muchísimo a nuestros hermanos (Proverbios 3:27).
- 16 -
(Hechos 14:27) 27  Cuando hubieron llegado y hubieron reunido a la congregación, procedieron a contar las muchas cosas que Dios había hecho mediante ellos, y que había abierto a las naciones la puerta a la fe.
(Gálatas 6:10) 10  Realmente, pues, mientras tengamos tiempo favorable para ello, obremos lo que es bueno para con todos, pero especialmente para con los que están relacionados con [nosotros] en la fe.
(Job 31:32) 32  allá afuera ningún residente forastero pasaba la noche; yo mantenía abiertas mis puertas a la senda.
- 17 -
(Proverbios 3:27) 27  No retengas el bien de aquellos a quienes se les debe, cuando sucede que está en el poder de tu mano hacer[lo].

18. ¿Qué ejemplo de respeto y gratitud pueden imitar los inmigrantes?
 
RESPUESTA: Pueden copiar el buen ejemplo de Rut. Primero, ella mostró respeto por las costumbres de su nuevo país. ¿Cómo? Pidiendo permiso para rebuscar en el campo (Rut 2:7). No dio por sentado que tenía este derecho ni pensó que los demás tenían la obligación de ayudarla. Y segundo, no dudó en agradecer la bondad que le mostraron (Rut 2:13). 
 
18 Claro está, los inmigrantes harán todo lo que puedan para adaptarse a la nueva cultura. Así lo hizo Rut. En primer lugar, mostró que respetaba las costumbres de su nuevo país pidiendo permiso para rebuscar (Rut 2:7). No dio por supuesto que tenía el derecho de hacerlo ni que los demás estuvieran obligados a ayudarla. En segundo lugar, agradeció enseguida el buen trato que había recibido (Rut 2:13). Los inmigrantes que tengan una actitud tan buena como la de Rut probablemente se ganarán el respeto de los hermanos y del resto de la gente.
LENGUAJE SENCILLO: 18 Claro, los extranjeros deben hacer todo lo posible por adaptarse a la nueva cultura. Pueden copiar el buen ejemplo de Rut. Primero, ella mostró respeto por las costumbres de su nuevo país. ¿Cómo? Pidiendo permiso para rebuscar en el campo (Rut 2:7). No dio por sentado que tenía este derecho ni pensó que los demás tenían la obligación de ayudarla. Y segundo, no dudó en agradecer la bondad que le mostraron (Rut 2:13). Si los extranjeros copian la buena actitud de Rut, es probable que se ganen el respeto de los hermanos y de otras personas del nuevo país.
- 18 -
(Rut 2:7) 7  Entonces dijo: ‘Déjame espigar, por favor, y ciertamente recogeré entre las espigas cortadas detrás de los segadores’. De modo que entró y ha estado de pie desde aquel momento de la mañana hasta precisamente ahora que se sentó un ratito en la casa”.
(Rut 2:13) 13  A esto ella dijo: “Halle yo favor a tus ojos, señor mío, porque me has consolado y porque has hablado de modo tranquilizador a tu sierva, aunque yo misma no sea como una de tus siervas”.

19. ¿Qué motivos tenemos para hacer que los extranjeros se sientan bien entre nosotros?
 
RESPUESTA: Jehová les muestre bondad inmerecida a todas las personas y les permite oír las buenas noticias de la Biblia. Muchos extranjeros tal vez no podían estudiar la Biblia o ir a las reuniones en su país. Pero ahora que pueden reunirse con nosotros, debemos ayudarlos para que no se sientan como extraños entre nosotros. Si les mostramos bondad, estaremos copiando el amor que Jehová les tiene. 
 
19 Nos alegra mucho que Jehová haya mostrado bondad inmerecida a todo el mundo y le haya permitido, sin importar su origen, conocer las buenas nuevas. Puede que los inmigrantes no hayan tenido la oportunidad en su país de estudiar la Biblia o de reunirse libremente con el pueblo de Jehová. Ahora que pueden hacerlo, deberíamos ayudarlos a que dejen de sentirse extranjeros en la congregación. Tal vez no podamos darles toda la ayuda económica o de otro tipo que quisiéramos, pero nuestras muestras de cariño son un reflejo del amor que les tiene Jehová. Por tanto, seamos “imitadores de Dios” y hagamos todo lo posible para que los extranjeros se sientan bien entre nosotros (Efes. 5:1, 2).
LENGUAJE SENCILLO: 19 Nos alegra mucho que Jehová les muestre bondad inmerecida a todas las personas y les permita oír las buenas noticias de la Biblia. Muchos extranjeros tal vez no podían estudiar la Biblia o ir a las reuniones en su país. Pero ahora que pueden reunirse con nosotros, debemos ayudarlos para que no se sientan como extraños entre nosotros. Quizá no tengamos mucho dinero o no podamos darles mucha ayuda práctica. Pero si les mostramos bondad, estaremos copiando el amor que Jehová les tiene. Por eso, sigamos el ejemplo de Jehová y hagamos todo lo posible por recibir con gusto a los extranjeros (Efesios 5:1, 2).
- 19 -
(Efesios 5:1-2) 5  Por lo tanto, háganse imitadores de Dios, como hijos amados, 2  y sigan andando en amor, así como el Cristo también los amó a ustedes y se entregó por ustedes como ofrenda y sacrificio a Dios para olor fragante.

¿QUÉ SIGNIFICA?
Extraños: Son las personas que no conocemos. En este artículo llamamos extraños a los extranjeros o personas que vienen de otro país.
Rebuscar: Significa recoger el fruto que los cosechadores dejan en el campo después de la cosecha. Según la ley de Dios, los israelitas no podían cosechar por completo los bordes de sus campos ni recoger todas las aceitunas o uvas. Esto permitía que personas pobres como los extranjeros, los huérfanos y las viudas pudieran conseguir algo para comer.
Prejuicios: Son opiniones, actitudes o sentimientos negativos hacia las personas de otro país, raza, clase social o religión.

¿QUÉ RESPONDERÍA?
¿Por qué es posible que tengamos que cambiar nuestra manera de ver a los extranjeros? (8, 9) Si notamos cualquier señal de que tenemos orgullo racial o prejuicios, debemos esforzarnos al máximo por eliminarlos. El apóstol Pablo nos invita: "Ahora que ustedes han purificado sus almas por [su] obediencia a la verdad con el cariño fraternal sin hipocresía como resultado, ámense unos a otros intensamente desde el corazón". (1 Pedro 1:22).
¿Cómo se refleja en el trato que Boaz le dio a Rut lo que Dios siente por los extranjeros? (10, 11) Rut estaba trabajando mucho recogiendo grano del suelo. Aunque la ley de Moisés le daba derecho a rebuscar, ella pidió permiso para hacerlo. Boaz se enteró de esto, se sintió tan impresionado que dejó que recogiera también parte del grano que sus trabajadores habían cortado. Entonces, la invitó a quedarse con sus siervas jóvenes para que los hombres que trabajaban en el campo no la trataran mal. Además, se aseguró de que tuviera suficiente comida y agua, igual que sus trabajadores. Boaz trató con respeto a aquella pobre extranjera y le dio ánimo.
¿Cómo podemos mostrar bondad a los extranjeros? (16, 17) Una manera es dedicando tiempo a aprender más sobre su país y su cultura. En la adoración en familia podemos buscar información sobre la cultura de los extranjeros de nuestra congregación o de la zona donde vivimos. Otra manera de conocerlos mejor es invitándolos a comer a nuestra casa. Quizá veamos que necesitan ayuda para aprender el idioma. O tal vez podamos ayudarlos a encontrar organizaciones que les ayuden a conseguir trabajo o una casa adecuada.

Canción 79
1. En la creación, Jehová demostró
potencia sin igual.
Mas no hay que temer, pues Dios es amor
y su bondad no fallará.
 
2. Jesús prometió tratar con bondad
a quien cansado está.
Con gran compasión su sed calmará
y las cargas le aliviará.
 
3. A Dios y a Jesús siempre hay que imitar,
copiar su amor leal.
Así la maldad no nos vencerá.
¡Será el triunfo de la bondad!
 

 

 
DESCARGA EL ESTUDIO DE LA ATALAYA (SEM. DEL 28 DE NOVIEMBRE A 4 DICIEMBRE)
LAS DESCARGAS  ESTÁN DISPONIBLES
 
  

 

CONSEJOS PARA COMENTAR EN LAS REUNIONES

• Si es el primero en contestar, dé una respuesta sencilla y directa
• Para ampliar la respuesta, 1) muestre cómo un texto bíblico citado respalda el punto que se estudia; 2) señale el efecto que tiene el asunto en nuestra vida; 3) explique cómo puede utilizarse la información, o 4) relate una experiencia breve que ilustre una idea clave
• Escuche atentamente todos los comentarios, a fin de saber cómo complementar lo ya expresado
• Procure comentar en sus propias palabras
 

ANTES DE RESPONDER, PIENSE EN:

• qué ha motivado la pregunta
• qué fundamento ha de poner para que la respuesta se entienda correctamente
• cómo explicar su postura respetando las cuestiones que preocupan a la persona
• cómo expresarse con bondad y convicción
• si debe dar una respuesta directa o recurrir a principios y ejemplos bíblicos que ayuden a la persona a decidir por sí misma lo que hacer
 

ATALAYA

  • 01.08.2015 22:31

    Comentarios en las reuniones

    Las reuniones de la congregación cristiana a menudo nos ofrecen la oportunidad de declarar en público nuestra fe, y una manera de hacerlo es respondiendo a las preguntas que se formulan. ¿Cómo debemos comentar? Con el deseo de bendecir a Jehová, de hablar bien de él, como hacía el salmista David...

  • 01.08.2015 22:30

    "Siempre con gracia"

    Jehová es benévolo y bondadoso, así que es apropiado que a sus siervos se les exhorte a que “su habla siempre sea con gracia, sazonada con sal” (Col. 4:6; Éxo. 34:6). Ello supone expresarnos con bondad, incluso cuando la situación no lo propicie. Nuestras palabras han de reflejar buen gusto,...

© 2015 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode